Camina

No es el sentimiento de ausencia lo que me hace suspirar de aflicción,

ni tampoco es el afecto lo que me hace seguir adelante,

este último, ni siquiera he tenido el deleite de conocerle,

en años previos me narraron cómo era y no quise saber más de ese trama, le cerré la ventana de mi casa y de mi alma herida.

La cólera tampoco es algo que me haga vagar, únicamente me ayuda a mugir en el sigilo que a veces descuido.

Es la tristeza la que me motiva a seguir este sombrío sendero,

donde cada día se presenta un sentimiento interno de lucha con el que no puedo,

 porque es una certeza que es más fácil luchar en una batalla donde sabes que morirás bajo el yugo de una filosa espada,

 que luchar en contra de tú melancolía, porque el sentir de la tristeza es muy parecido a un dolor intenso en el alma,

 con miles de recuerdos tormentosos que van y vienen en mí cabeza.

Sublime pesar, sé que nunca te apartarás de mí, no sabría vivir sin ti y tu sin mí.

Caminemos en paz y si tenemos que llorar, lloraremos juntas hasta el final de mis días.