Tiempo

Agito mis brazos, y estrujo con caricias al tiempo que me ha dejado sin aliento. ¿Qué somos? Sólo burbujas en el aire, que pasean de un lado a otro como lamento. Almas vacías entre la oscuridad, gimiendo y viviendo de un tormento. ¿Y qué será de los que no tienen alma? No lo sé, quizás…