Y te vi

Y vi una montaña a lo lejos,
y  dije, ahí habita mi alma,
en la lejanía,
dónde muy pocos buscan un significado.
Y vi  tus ojos y eran desolados,
me miraste y así me amaste.
Te miré y así te amé.
Nos miramos y así nos amamos.
Mis cabellos,
lucían desaliñados
por el turbio viento nocturno,
y no te importó.
Porque el amor
a  tú corazón movió.
¿Y que de mi?
Nada,
Porque me siento
amada y acompañada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s